Transporte y Movimiento Ágil

geoinformática

hidrogeología

limnología

geología

modelación

geoportales

batimetrías

mapeos

hidrología

aforos

monitoreos

software

hidraúlica

PROYECTO PEDALEANDO

Pedaleando es una iniciativa de convivencia y publicitaria. Pedaleando pretende llamar la atención del público en general acerca del transporte y el movimiento ágil, de nuestros compañeros de trabajo acerca de las diferentes posibilidades que existen para llegar de un punto a otro, siempre hacia adelante, eficiente, y de los clientes actuales y potenciales acerca de la existencia de una empresa joven, que desea ser reconocida como un grupo emprendedor y bien preparado, que acepta con gusto los retos que trae consigo el inicio y el posterior reconocimiento de una buena labor, que trivialmente se conoce como Pedalear, a partir del uso de la tecnología de punta.

Pedaleando es una iniciativa que busca la mirada de las empresas, y su aprovechamiento como una oportunidad de demostrar nuestra técnica para resolver por diferentes caminos y rápidamente las demandas del mercado.

innovación y protección

En Colombia, por cada 30 veces que los funcionarios públicos vayan al trabajo en bicicleta obtendrán medio día libre y remunerado, según una ley sancionada este miércoles por el presidente Juan Manuel Santos para mitigar el cambio climático y mejorar la movilidad urbana. 

"De acuerdo con la Ley 1811, los funcionarios públicos ‘recibirán medio día laboral libre remunerado por cada 30 veces que certifiquen haber llegado a trabajar en bicicleta‘", indicó la Presidencia en un comunicado. (Vea: Las 10 mejores ciudades del mundo para andar en bicicleta) Los empleados de empresas privadas o mixtas podrán adoptar el mismo "esquema de incentivos con arreglo a sus propias especificaciones empresariales", reza el acto legislativo.

La ley, impulsada por las congresistas del partido Alianza Verde Claudia López y Angélica Lozano y aprobada en agosto por el Senado, busca aumentar el número de viajes en bicicleta, “mitigar el impacto ambiental producido por el tránsito automotor y mejorar la movilidad en las ciudades”.

“La ley establece que por cada 30 veces que un usuario valide su ingreso a los sistemas de transporte masivo usando la bicicleta como modo alimentador del sistema, se recibirá un pasaje gratuito”, indicó un boletín divulgado por el despacho de López.

Además, la norma estipula que en un plazo no superior a dos años desde la expedición de la ley, las entidades públicas deberán establecer esquemas de estacionamiento adecuados, seguros y que respondan a la demanda de bicicletas. 

Los organismos estatales deberán habilitar "como mínimo el 10% de los cupos destinados para los vehículos automotores que tenga la entidad", afirmó.

Antes de que se cumpla un año de la promulgación de la norma, el ministerio de Industria tendrá que implementar un programa que incentive la "producción y la adquisición" de bicicletas en todo el país. Se estima que tan solo en Bogotá se realizan a diario más de 575.000 viajes en este tipo de vehículo.

¿Es realista este proyecto que intenta que la gente use la bicicleta para recorrer grandes distancias? Veinticinco millones de euros: esa es la suma que quiere invertir adicionalmente el gobierno alemán este año en la ampliación de caminos rápidos para bicicleta. Así lo confirmó el secretario de Estado Parlamentario del Ministerio Federal de Transporte, Norbert Barthle, al diario “Rheinische Post”. Las autopistas para bicicleta podrían ser usadas, ante todo, por el creciente número de trabajadores que atraviesan grandes distancias para llegar a su destino laboral.

Las personas que quieran ir de una ciudad a otra, o del suburbio hacia el centro, podrían llegar más fácilmente con la bicicleta. Debido a las autopistas sobrecargadas y la contaminación del aire, sería una buena alternativa, también para realizar más ejercicio. Cuestionable es, no obstante, si esta expectativa se cumplirá.

¿17 kilómetros con la bicicleta, ida y vuelta?

Una evaluación del Instituto Federal para la Investigación de la construcción, la ciudad y el espacio (BBSR, por sus siglas en alemán) ha dado recientemente como resultado que el camino hacia el lugar de trabajo en Alemania tiene en promedio una extensión de 16,8 km.

Le puede interesar: Las ciclorrutas más espectaculares del mundo

Marcus Peter, de la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH), ha analizado, para el área metropolitana de Hamburgo, dónde tendría sentido la construcción de caminos rápidos para bicicleta. Él cree que “una infraestructura como esa se dirige especialmente a personas en un ámbito de cinco a diez kilómetros. Si el camino es más largo, las personas son más propensas a no cambiar a la bicicleta”.

Pero incluso si el trabajador promedio tiene que recorrer más de diez kilómetros hacia su centro de trabajo, la inversión en las biciautopistas, sostiene Peter, es oportuna: “En un ámbito de hasta diez kilómetros veo un gran potencial que puede conducir en conjunto a una descongestión del tráfico de carretera”. Un estudio de factibilidad para el proyecto “Camino rápido para bicicletas Ruhr” le da la razón. Así se podrían ahorrar diariamente, a través de una senda rápida de más de 100 kilómetros de largo, alrededor de 52.000 viajes en automóvil con más de 400.000 kilómetros recorridos.    

Además, las bicicletas eléctricas podrían contribuir a que las vías de circulación rápida sean aceptadas por más ciudadanos. Gracias a la propulsión eléctrica, también personas con dificultades físicas pueden recorrer trayectos más largos en un tiempo razonable.    

Vea también: Las bicicletas más curiosas que dejó el día sin carro

Marcus Peter ve las vías rápidas para ciclistas, por otro lado, no solo como una opción para trabajadores que se desplazan grandes distancias, sino también para todos los otros recorridos, ya sea al supermercado o al cine. De ese modo se evitarían los embotellamientos y esos recorridos se volverían mucho más flexibles.

Un pequeño paso en la dirección correcta Los 25 millones de euros con los cuales el Estado alemán quiere subvencionar la ampliación de las bicisendas de velocidad son, según Peter, en general “un paso en la dirección correcta”. Hasta hoy, las comunas y los estados federados (Länder) se hacen cargo de los costos.

También la Asociación Alemana de Ciclistas (ADFC, por sus siglas alemanas) evalúa la inversión como una “importante señal política”. Sin embargo, el presupuesto repartido en toda Alemania sería demasiado pequeño: un kilómetro de camino rápido costaría entre 500.000 y dos millones de euros. Con 25 millones de euros se podría, entonces, construir nada más que de 12 a 50 kilómetros. Por eso, el ADFC demanda “un presupuesto diez veces mayor, con el cual puedan construirse alrededor de 300 kilómetros de caminos rápidos para bicicleta al año”.

Acompáñanos

logo_2020.png

Contáctanos

© Hidrológica Ingeniería S.A.S.   -   Medellín, Colombia (2017)   -   Todos los derechos reservados.